Nuestro Blog


Hay una tierra mítica que se encuentra más allá de las rutinas sexuales, del solitario consumo de pornografía, de las aberraciones lícitas o ilícitas y de la tristeza de sentirse un náufrago en un mar de estímulos libidinosos. Este país se llama conciencia sexual y para llegar a él hay un solo camino, áspero, que se llama educación. Justamente, la que falta. En España hay solo un máster oficial en sexología patrocinado por una universidad, la de Almería. “La educación lo es todo y en ámbito sexual, si ha habido una en nuestra sociedad, ha sido represiva, es decir la menos deseable”, afirma Rosa María Zapata, directora de este curso de postgrado.

Ver contenido en ELPAÍS.com

admin

Comentarios cerrados