Nuestro Blog

    Uno de los estereotipos más difundidos por la Cultura de los Géneros es la innata tendencia a la poligamia -entendida como promiscuidad- de los hombres frente a la monogamia de las mujeres. Incluso desde el ámbito científico, numerosas obras publicadas en las últimas décadas, influidas por la sociobiología -una disciplina que tiene como axioma la naturalización de todo el comportamiento humano a partir de la consideración de que los genes son los que determinan nuestra vida, siendo el cuerpo una mera estructura habitacional donde ellos se mantienen y reproducen- intentan justificar dicho prejuicio a partir de las necesidades reproductoras de los organismos vivos. Así, el mandato genético induciría a los machos a las relaciones sexuales poligámicas para aumentar la eficacia reproductora de la especie, consiguiendo que un solo macho deje preñadas a un mayor número de hembras, mientras que las hembras, más vulnerables y dependientes de la crianza, trazarían estrategias de fidelización monogámica captando al macho más fuerte para, por un lado, asegurarse una prole genéticamente más sana y con más probabilidades de sobrevivir y, por otro, asegurar la protección y la provisión alimenticia necesarias para la supervivencia de la hembra y sus crías.

LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-001LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-002LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-003LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-004LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-005LAS RAICES DE LA VIOLENCIA (VII)-page-006

Isidro Gómez Madrid

Comentarios cerrados